LISTA DE

Sintomas

Sintomas Notorios

Visión borrosa o distorsionada

La visión borrosa o distorsionada a largo plazo puede tener diversas causas de fondo

En la gran mayoría de los casos, es el resultado de un simple error refractivo que hace que la luz se enfoque en un punto distinto al que debe enfocarse en la parte posterior de la retina. El astigmatismo se encasilla en esta categoría de problemas de la visión; en este caso, la córnea (la capa externa transparente del ojo que se encuentra delante del iris y la pupila) presenta una forma irregular, que hace que los diferentes tramos de luz que ingresan al ojo se enfoquen en distintas profundidades. Entre los tratamientos de astigmatismo habituales se incluyen los anteojos y las lentes de contacto. Otra de las causas más graves de la visión distorsionada es la degeneración macular, trastorno que puede manifestarse con la edad. Suele hacer que el paciente pierda la visión central y vea objetos que se encuentran en dirección a la parte media del campo visual como si estuvieran arqueados. Este trastorno puede causar ceguera si no se lo trata; por eso, no dude en comunicarse con un oftalmólogo para que le realice una prueba de diagnóstico de degeneración macular si cree que presenta estos síntomas oculares.

Dificultad para ver objetos cercanos

Visión corta, o miopía

Es un tipo de error refractivo en el que los globos oculares son muy largos desde la parte anterior del ojo a la posterior. Los pacientes que sufren este trastorno, que es congénito, pueden ver perfectamente los objetos que se encuentran muy cerca de su rostro, pero su visión se vuelve cada vez más borrosa a medida que la distancia con el objeto aumenta. Los métodos de tratamiento de la miopía más utilizados incluyen lentes de contacto y anteojos recetados, pero la cirugía con LASIK se está convirtiendo en una solución a largo plazo cada vez más conocida y efectiva.

Dificultad para ver objetos lejanos

En contraste con la miopía, la hipermetropía

Hace que las personas vean bien de lejos. Este error refractivo aparece cuando los globos oculares son muy cortos y hace que los objetos lejanos se vean con mayor nitidez que los cercanos. Los métodos de tratamiento de la hipermetropía básicos incluyen lentes de contacto. Sin embargo, los pacientes mayores de 18 años pueden pensar en la cirugía LASIK como una solución permanente.

Visión nublada

Imagen visual se oscurece

La visión nublada, trastorno en el que la imagen visual se oscurece como si el paciente estuviera mirando a través de una neblina, suele ser un síntoma de cataratas.

Esta patología, que probablemente sea el resultado del endurecimiento del cristalino del ojo con la edad, genera problemas de la visión que empeoran progresivamente con el paso del tiempo e, incluso, puede llevar a la ceguera si no se la trata. En muchos casos, se puede llevar a cabo la extracción de cataratas mediante cirugía; por eso, es importante detectar la enfermedad lo antes posible.

Pérdida de la visión periférica

Límites de nuestro campo visual

Poder detectar movimientos en los límites de nuestro campo visual nos permite percibir peligros inminentes (como automóviles que no frenan ante las señales de detención) y reaccionar instintivamente. Toda disminución de esta capacidad, aunque no sea debilitante, puede resultar bastante peligrosa.

Se sabe que algunos problemas de la visión, incluida la retinitis pigmentosa, deterioran la amplitud y la calidad de la visión periférica. Sin embargo, el más importante de estos trastornos es el glaucoma. Esta enfermedad, que presenta diversas formas de gravedad variable, es consecuencia de un bloqueo del flujo normal de líquidos del ojo. El primer síntoma ocular que ocasiona es la pérdida de la visión periférica, aunque, en muchos casos, la gente no lo percibe en el momento. A medida que la progresión del glaucoma continúa, la enfermedad puede generar dolor agudo e, incluso, ceguera. Las opciones para el tratamiento del glaucoma suelen ser efectivas, pero lo son mucho más si la enfermedad se detecta en las primeras etapas.

Partículas flotantes

Puntos oscuros

Las partículas flotantes son puntos oscuros y notorios en el campo visual, ocasionados por la presencia de sustancias opacas en el líquido del globo ocular. Como no permiten que toda la luz llegue a la retina, pueden causar importantes problemas de la visión. Las partículas flotantes son uno de los síntomas que surgen después del desprendimiento de retina, trastorno en el que la retina se desprende de sus soportes subyacentes y deja de funcionar correctamente. Este trastorno, que suele ser consecuencia de un traumatismo en la cabeza y es de aparición mucho más probable en personas que sufren de miopía grave, representa una emergencia y puede ocasionar la ceguera permanente si no se lo trata inmediatamente.

La retinopatía diabética, trastorno que afecta a muchas personas con diabetes a medida que envejecen, hace que los vasos sanguíneos de la retina se debiliten y sean más propensos a romperse. La sangre que se infiltra en el ojo como resultado suele formar partículas flotantes. La retinopatía diabética suele tratarse con fotocoagulación con láser o cirugía de vitrectomía. Las partículas flotantes también pueden ser ocasionadas por el desprendimiento vítreo, pero esta patología no es un problema tan grave como la retinopatía diabética o el desprendimiento de retina.

Sintomas No Notorios

Contracción del ojo

Contracción involuntaria del ojo

La contracción involuntaria del ojo, conocida con el nombre técnico de “nistagmo”, es un síntoma ocular que puede deberse a diversas patologías. En la mayoría de los casos, sólo dura unos pocos días y desaparece sin que se pueda descubrir su causa. En casos más graves, sin embargo, puede suceder que un traumatismo de cráneo, un derrame cerebral o tumores cerebrales desestabilicen las señales nerviosas que controlan a los ojos. Los trastornos del equilibrio, como la enfermedad de Ménière y las infecciones del oído, pueden desestabilizar la percepción del movimiento del cuerpo, haciendo que los ojos se contraigan y desplacen a otras posiciones en respuesta. Ciertas patologías congénitas también pueden generar contracciones en los ojos. La gravedad de los problemas de la visión causados por el nistagmo varía según el caso, pero éste resulta útil para ayudar a que el médico identifique enfermedades subyacentes. El tratamiento, en los casos en los que sea factible, suele concentrarse en el problema de fondo.

Picazón y ojos acuosos

Picazón en los ojos y los ojos acuosos

Tener picazón en los ojos y los ojos acuosos durante un tiempo prolongado es uno de los problemas de la visión más frecuentes. Estos síntomas suelen indicar que el paciente sufre de algún tipo de alergia ocular al polen, al pelo de mascotas o a otra sustancia externa del ambiente. Los ojos a menudo se enrojecen y aparece una sensación de malestar agudo, aunque no es habitual que se registre una pérdida significativa de la visión. Algunos síntomas oculares similares también se asocian con la irritación temporal y el uso excesivo de la visión; estos síntomas deberían desaparecer una vez que se corrige el problema original. El síndrome del ojo seco es otro de los síntomas, que suele afectar a las personas a medida que envejecen. Las opciones de tratamiento disponibles dependen de la causa del problema.

Destellos

Partículas flotantes

Al igual que las partículas flotantes, los destellos son un síntoma ocular asociado con el desprendimiento de retina. Las personas que ven destellos suelen describirlos como un arco de luz que atraviesa el campo visual, o bien como una bombilla eléctrica que se enciende y apaga. En los casos más habituales y menos peligrosos, los destellos son consecuencia del desprendimiento vítreo. Sin embargo, debido al peligro que implica el desprendimiento de retina y sus consecuencias a largo plazo, se aconseja que las personas que ven destellos consulten al médico inmediatamente.

Agujero macular

Pérdida de la visión central y distorsión en las imágenes en uno de los ojos

El agujero macular se caracteriza por pérdida de la visión central y distorsión en las imágenes en uno de los ojos. La distorsión se manifiesta como ondulación de las líneas rectas y los números o letras pueden saltar de línea.

Otros síntomas que manifiestan los pacientes son una mancha gris central o una mancha ciega en la visión central y mayor dificultad para la lectura.

El agujero macular generalmente se manifiesta de forma aguda de un día para otro, pero en ocasiones la pérdida visual es más progresiva en semanas o meses. Algunos pacientes no se dan cuenta hasta el momento en que por algún motivo deben ocluir el ojo que no se encuentra afectado.

Alta miopía o miopía magna

Visión borrosa en distancias lejanas

En principio, no existe un tratamiento específico para la miopía magna y, en cualquier caso, debe de hacerse una valoración individual de cada paciente para establecer la pauta a seguir.

La visión borrosa, es decir el defecto de refracción, puede corregirse mediante el uso de lentes de contacto y/o corrección con gafas. Así mismo, se puede realizar una corrección de la visión sometiéndose a cirugía refractiva de la miopía con láser LASIK.

Ambliopía u ojo vago

Mal desarrollo de la capacidad visual

La ambliopía u ojo vago es una alteración de la visión (un ojo ve peor que el otro) producida por una asimetría en el uso de los ojos durante los ocho primeros años de vida (etapa de desarrollo visual). En definitiva, el niño ve mejor con un ojo que con el otro.

A pesar de que no haya ninguna enfermedad que dificulte la capacidad visual de ninguno de los dos ojos, el cerebro recibe información visual de peor calidad de uno de ellos y lo acaba ignorando. Ese ojo con el paso del tiempo se vuelve vago.
El tratamiento de la ambliopía consiste en:

- Corregir los defectos refractivos (miopía o hipermetropía) mediante el uso de gafas
- Eliminar el obstáculo que impide una correcta estimulación de ambas retinas simultáneamente (cirugía de la catarata, de la ptosis, mejorar transparencia corneal, etc)
- Estudio y corrección del estrabismo que impide la visión binocular
- Oclusiones con parches oculares para ejercitar el ojo amblíope mientras el niño realiza tareas de visión cercana preferentemente (pintar, colorear, lectura, etc)